Patrimonio Mundial

Sitios en Chile declarados Patrimonio Mundial

Sitios en Chile declarados Patrimonio Mundial

Nuestro país cuenta con seis sitios inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco, esto es posible debido a que el año 1980 Chile suscribió la Convención del Patrimonio Mundial, aprobada por la Conferencia General de la Unesco en 1972.

La Convención es un instrumento que compromete a los Estados a identificar, proteger, conservar, rehabilitar y transmitir a las generaciones futuras el patrimonio cultural y natural situado en su territorio.

La aplicación en nuestro país de la Convención tiene su primer hito el año 1995, cuando se inscribió el Parque Nacional Rapa Nui, posteriormente se inscriben las Iglesias de Chiloé el año 2000; el Área Histórica de la ciudad-puerto de Valparaíso el año 2003; las Oficinas Salitreras Humberstone y Santa Laura el año 2005 y el Campamento Sewell el año 2006, por último, y en una postulación conjunta de 6 países, se inscribe el Qhapaq Ñan-Sistema Vial Andino el año 2014.

La importancia de los sitios chilenos radica en que relevan el patrimonio nacional a un nivel superior, siendo parte de la lista de bienes patrimoniales culturales y naturales de todo el mundo que se consideran de valor universal excepcional, es decir, que revisten valor para toda la humanidad, y no sólo para la comunidad o para el país en el que se sitúan. A fines del año 2016 la lista se compone de 1052 bienes inscritos, de los cuales 814 son culturales, 203 naturales y 35 mixtos.

La Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos representa los sitios frente a la Unesco, es responsable de velar por la aplicación de la Convención del Patrimonio Mundial en Chile y de actuar como contraparte técnica entre los administradores de los Sitios y el Estado, supervisando las intervenciones que se realicen en ellos.

Al interior de la DIBAM la unidad encargada de ejecutar estas labores es el Centro Nacional de Sitios del Patrimonio Mundial constituida por profesionales que asesoran temas de gestión, planificación y monitoreo de los sitios y revisión de los proyectos de intervención promovidos por los administradores o servicios públicos en cada sitio.

Recursos adicionales